¿Adiós, Mancomunidad de Propietarios de Santa Eugenia?

Mancomunidad de Propietarios de Santa Eugenia

La Mancomunidad de Propietarios de Santa Eugenia nació en 1986 y tal parece que su acta de defunción ya está firmada. Lo que un día fue una próspera iniciativa para gestionar los intereses comunes, patrimoniales y servicios de las comunidades que la integraban, hoy parece que se ha convertido en la piedra en el zapato de muchas.

De los casi 80 bloques que tiene el barrio, la Mancomunidad gestionaba al comienzo prácticamente todos, en los últimos años ya sólo llevaba 25, luego 16 y desde el pasado 31 de diciembre apenas seis. Con esta cantidad ya no es viable, por lo que a partir de ahora cada bloque deberá encargarse de mantener sus propios jardines, quedando en el limbo el mantenimiento de las zonas comunes y municipales. Pero ¿qué ha pasado para que la Mancomunidad, prácticamente una institución en el barrio, llegase hasta este punto?

Una razón económica

La asociación de vecinos La Colmena entiende que la razón es económica. Pablo Velasco Duque, presidente de la asociación, asegura que «es una pena, porque la Mancomunidad ha sido, desde que Pistas y Obras desapareció, la entidad encargada de conservar los jardines del barrio y la responsable de que todos estos años hayan mantenido el verde característico de Santa Eugenia».

«Es una voz de los vecinos que se apaga, un espacio que al perderse será muy difícil de recuperar». Considera Velasco que tendrá que haber mucha voluntad por parte de cada comunidad para mantener el verde de sus jardines, algo que hasta ahora se hacía «todos a una» y que a partir de ahora lo hará cada uno por su cuenta.

La Colmena -asegura su presidente- seguirá estando a disposición de los vecinos para gestionar y trasladar a la Junta Municipal todas las quejas que se puedan tener con respecto a éste o cualquier otro tema vecinal, y que estarán vigilantes para detectar deficiencias destacables con relación al mantenimiento de los jardines del barrio. Velasco recuerda el email de la asociación para que cualquier vecino pueda elevar quejas o preguntas:  avlacolmena@yahoo.es.

El agua fue la puntilla

Para Antonio PB, conocido vecino del número dos de la calle Zazuar, por muchos años representante de su comunidad, «el tema del pago del agua fue la puntilla para la disolución de la Mancomunidad». Cabe recordar que a finales de 2014 el Juzgado de Instrucción número 18 de Plaza Castilla abrió diligencias para conocer la razón por la que las comunidades adscritas a la Mancomunidad no pagaban el agua de sus jardines, dictaminando que a partir de entonces tenían que hacerlo. La razón era que en 1992 tácitamente la Mancomunidad y el Ayuntamiento habían acordado que dicho pago se conmutaba por el mantenimiento de los jardines municipales.

«Es una barbaridad que el barrio quede a expensas de lo que cada bloque quiera hacer. Y seguro habrá quienes, como Puentelarra 5, también quieran cerrar» señala preocupado.

Su bloque siempre se opuso a salirse de la Mancomunidad, porque entendía que los 1.050 euros mensuales (entre 119 vecinos) que pagaba por el mantenimiento de sus jardines, también contribuía a la conservación de las zonas aledañas «quienes estábamos en la Mancomunidad aportábamos con nuestra cuota para el mantenimiento de las zonas municipales y, claro, muchos a raíz del pago del agua dijeron que ya no les compensaba y que era injusto que unos pocos pagaran por mantener las zonas comunes de todos».

Como cada bloque, el de Antonio ya ha pedido varios presupuestos para el mantenimiento de sus jardines privados y, a partir de enero, se ahorrará un promedio de 300 euros mensuales por mantener sus jardines privados. «Pero eso no incluye el cuidado de las zonas comunes, que serán a partir de este mes las más perjudicadas» apunta el vecino y agrega «este barrio o tiene árboles y césped o no vale nada».

Se mantendrá en stand by

Ovidio Claudio, encargado de la empresa de jardinería con quien la Mancomunidad contrataba sus servicios, asegura que ésta no se disolverá sino que estará en stand by. «Seguirá estando registrada, con su nombre y su CIF, y seguirá teniendo una presidenta, que será la encargada de hacer los trámites pertinentes a partir de ahora» explica.

Señala Ovidio que desde este 1 de enero cada bloque mantiene sus jardines privados de manera individual, y que muchos han contratado sus servicios. Así las cosas, su empresa de jardinería será con toda probabilidad la que lleve la mayoría de las comunidades de Santa Eugenia. Otra cosa serán los jardines municipales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *