Paredes limpias: Visto y no visto

paredes limpias

Los operarios de Vallecas Labora llevan semanas reparando y pintando los espacios públicos en Santa Eugenia, entre las calles Virgen de las Viñas y Puentelarrá, con sus brochas, sus pinturas, sus espátulas y sus bártulos. Llegan, trabajan, recogen y al día siguiente, vuelta a empezar. Minuciosos, dedicados… ¿A quién se le ocurriría dañar las paredes limpias que, visto así, parecen una obra de arte?

paredes limpias

Pues un mes ha sido suficiente para que ociosos y grafiteros de oficio hicieran caso omiso al clamor vecinal de cuidar los espacios públicos y a la Ordenanza de Limpieza de los Espacios Públicos y Gestión de Residuos de Madrid, y estamparan su firma en las paredes recién pintadas. Como el escorpión que, a pesar de la amabilidad de la rana que lo subió a su espalda para cruzar el río, clavó su aguijón y murieron ambos «porque es su naturaleza», no aguantaron la tentación , cogieron su espray allí que se despacharon a gusto, aunque con esta acción también estuviesen dañándose a sí mismos.

Porque no se dan cuenta de que este espacio recuperado es de todos (de ellos también) y lo pagamos con el dinero de todos (de ellos también). En la edición del pasado mes de noviembre dábamos las gracias a los operarios de Vallecas Labora por dejarnos el barrio tan bonito. Hoy no podemos dársela a los que ya lo ensuciaron, pero sí les dejamos una pregunta para la reflexión ¿Era necesario?

paredes limpias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *