Unidades Distritales de Colaboración son creadoras de oportunidades

Pocas veces se hace referencia a todos los obstáculos que tienen que sortear las personas en situación de vulnerabilidad o en riesgo de exclusión para encontrar un puesto de trabajo. Por ello, las Unidades Distritales de Colaboración (UDC) se han puesto manos a la obra para llegar a todos los distritos de Madrid con el fin de preparar a los ciudadanos con más dificultades hacía el mundo laboral.

El programa de cooperación público-social del Ayuntamiento de Madrid ha llevado a cabo diversas iniciativas en forma de actividades para cuidar el entorno urbano de los barrios de la capital a las que se han incorporado las UDC. Uno de los lugares donde más propuestas se han desarrollado durante el pasado 2021 es el distrito de Villa de Vallecas.

Desde comienzos de año, la UDC tuvo que trabajar de manera conjunta y constante, ya que fue una temporada muy dura marcada por los estragos causados por los desastres medio ambientales y por la pandemia. Filomena fue la gran protagonista, arrasando a su paso y dejando innumerables daños y desperfectos que tardaron semanas en subsanarse.

Gracias a la labor de numerosos operativos, entre ellos miembros de la UDC, la vuelta a la normalidad se hizo con mayor celeridad: retirada y tala de ramas caídas o en peligrosas condiciones, apoyo a las máquinas quitanieves para facilitarles y acelerar el trabajo, ayuda al colapso de aquellas personas que quedaron atrapadas por la nieve…

Aunque son muchas las labores que ha realizado la UDC, destacan los trabajos de regeneración urbana y las labores de mantenimiento en centros escolares, centros deportivos municipales… Así como programas de sensibilización y participación intercultural en los colegios de Villa de Vallecas.

Otras labores que han llevado a cabo son el saneamiento de los barrios a través de la retirada de residuos en descampados o explanadas, programas de concienciación para evitar que los dueños de los perros dejen las heces en las calles o limpieza de colillas de cigarros, pero, aparte de su gran labor, han aportado sobre todo soluciones para minimizar que esto ocurra. Además, para hacer hincapié en la importancia de mantener un entorno limpio, han desarrollado el programa ‘Nadie mejor para el cuidado del barrio que quien vive y convive en él’.

Mejora de la empleabilidad

La pieza clave de este programa se centra en aunar a las personas en situación de vulnerabilidad con el mundo laboral, proporcionándoles una formación especializada que les acredite y certifique su trabajo realizado, favoreciendo de manera directa a sus currículos.

En Villa de Vallecas han podido participar de manera equitativa hasta 11 operarios, a los que se les ha otorgado diferentes titulaciones. Los perfiles que forman el equipo la UDC de Villa de Vallecas son muy diversos, algo que es enriquecedor para el proyecto, pero, a su vez, se crea la necesidad de llevar a cabo este itinerario individualizado y seguimiento según su situación social, cultural y laboral.

El proyecto UDC se ha convertido en una oportunidad para las personas refugiadas, uno de los colectivos que encuentra más dificultades para introducirse en el mercado laboral. Con todo ello, se pretende favorecer su autonomía y aumentar su autoestima y seguridad, ya que esta es la primera experiencia laboral regularizada que tienen desde su llegada.