Paseo cultural Escuela de Vallecas en homenaje a su poética

Paseo cultural Escuela de Vallecas

Por iniciativa vecinal, desde la Mesa de Cultura y Deporte de Villa de Vallecas, el domingo 8 de octubre se celebró el primer Paseo cultural Escuela de Vallecas en homenaje a su poética.

Con motivo del 90º aniversario de las primeras “caminatas poéticas” que el escultor Alberto Sánchez junto a Pancho Lasso y el pintor Benjamín Palencia, comenzaron a realizar en la búsqueda de una nueva visión plástica y renovadora del arte español dentro de las vanguardias europeas de aquel tiempo, los vecinos de Villa de Vallecas, el antiguo pueblo destino frecuente de aquellos paseos han querido homenajear aquel periodo (1927-1936).

El domingo a las diez de la mañana comenzó el Paseo cultural Escuela de Vallecas en la entrada del Museo Reina Sofía y junto al monolito reproducción de la obra de Alberto Sánchez “El pueblo español tiene un camino que conduce a una estrella”, más de 30 personas se dieron cita, iniciándose  el paseo cultural con la lectura de un texto conmemorativo por parte de Paco Gaspar y un poema de Rafael Alberti dedicado a Alberto, recitado por Mar Alberca. A continuación, el grupo se dirigió a la estación de metro de Atocha para tomar dirección a la estación de Miguel Hernández, deteniéndose un momento delante del local en donde hace 90 años se encontraba el Gran Café Social de Oriente para admirar las columnas originales de hierro con dibujos en relieve que aparecen retratadas en dibujos y cuadros de Alberto, Rafael Barradas y Dalí, asiduos asistentes a las tertulias de arte que allí tenían lugar.

Primera parada

Paseo cultural Escuela de Vallecas en Miguel HernándezAl llegar a la estación de Miguel Hernández poco antes de las 11 horas, el Paseo cultural Escuela de Vallecas realizó su primera parada junto al busto dedicado al poeta de Orihuela en la explanada exterior a la estación, junto a la Avda. de la Albufera. Allí, más de 50 personas se unieron al grupo inicial y comenzó el acto recordando la intensa participación que tuvo Miguel Hernández en aquella aventura poética vallecana durante  el año 1935.

Como homenaje, en el 75º aniversario de su muerte, Carmen Ferri del grupo Poesía ViVa, evocó su figura con la lectura del poema “Me llamo barro” del libro El rayo que no cesa, escrito bajo la influencia artística y sensorial que la relación que mantuvo con la Escuela de Vallecas y de forma señalada, con Maruja Mallo con quien vivió además, una intensa relación artística y erótica. A continuación, el actor Carlos Olalla dio lectura a la primera parte de “Alberto el vehemente”, texto en prosa de Miguel Hernández dedicado a Alberto Sánchez, y, de forma simbólica, invitó a Miguel a acompañar al grupo hacia el cerro Testigo, para terminar la lectura de la segunda parte allí. El grupo inició así, junto al poeta más representativo de la poética vallecana, el tramo peatonal del paseo.

Segunda y tercera parada

Paseo cultural Escuela de VallecasLa segunda parada del Paseo cultural Escuela de Vallecas tuvo lugar en el Campus Sur de la Universidad Politécnica de Madrid, a donde llegó la comitiva alrededor de las once y media de la mañana. Este paseo contenía, además, una reflexión sobre la necesidad de la rehumanización de los espacios urbanos que faciliten y promuevan el aumento de los desplazamientos peatonales. Para ello y recuperando la memoria del paisaje rural del pueblo de Vallecas, perdido a partir de su anexión a Madrid en 1950, el paseo se detuvo en la proximidad de la antigua Arboleda del pueblo de Vallecas, hoy campus universitario, dentro de una frondosa área arbórea que recuerda aún su pasado.

Allí, se explicó el gran arraigo que tuvo el lugar dentro de las celebraciones populares del pueblo así como la importancia de la red de vías pecuarias y del curso de los arroyos de la Gavia y de Carrantona que lo atravesaban.

J. Jesús López miembro de la Mesa de Cultura y Deporte del distrito y del grupo Poesía ViVa, realizó la lectura poética de un soneto de Rafael Alberti dedicado a Alberto Sánchez, acompañado con música de Manuel de Falla a cargo de la flauta de Paula Tarancón. El grupo se dirigió así hacia el tercer espacio, atravesando la A3 mediante una pasarela peatonal hasta Vicálvaro.

Cuarta y quinta parada

Paseo cultural Escuela de VallecasEn el cuarto espacio, Carrantona, se detuvo la comitiva del Paseo cultural Escuela de Vallecas, ya de más de 100 personas a las 12 horas. Allí, el historiador de Vicálvaro, Valentín González, de la Asociación Vicus Albus, explicó los orígenes del lugar y de la fuente y manantial de Carrantona, que desde antiguo perteneció al pueblo de Vallecas. Desde allí la comitiva se trasladó por una senda forestal al quinto espacio, una zona arbolada de pinos, dentro del parque forestal de Valdebernardo. Se recordó la importancia del trazado de los antiguos caminos entre ambos pueblos que discurrían cercanos y por los que sin duda, transitaron los miembros de la Escuela de Vallecas.

De nuevo la música y la poesía se dieron la mano, y junto a tres poemas de Pablo Neruda, Blas de Otero y Juan Rejano recitados por Marián de la Cruz componente de la Mesa de Cultura y Deporte, Laura Aguirre y J. Jesús López del grupo Poesía ViVa. Jerjes, joven violinista, les acompañó dibujando melodías que evocaron las sesiones músico-poéticas de la generación del 27.

A partir de allí, cerca de la una del mediodía, se inició el recorrido del Paseo cultural Escuela de Vallecas hacia el Cerro de Almodóvar a través del parque forestal, bajo un sol intenso para el mes de octubre. La comitiva fue alcanzando la cima del cerro Testigo, meta final del recorrido. a las 13:40 horas tuvieron diversas intervenciones musicales y poéticas. Carrión Chaves de la A.V. La Colmena, inició el acto recitando el poema “Miguel Hernández te llaman” del recientemente fallecido, poeta y vecino de Santa Eugenia, Sixto Eleta y terminó su intervención con un poema propio, “Cerro herido” un canto en defensa de aquel espacio. Juan Jesús López dedicó palabras a la poética de Vallecas, para dar paso a Paloma Cuesta, componente de la mesa de Cultura y Deporte y del grupo Poesía ViVa que recitó el poema de Félix del Valle, dedicado a Alberto Sánchez, “Segundo Poema”

Miguel Hernández en la voz de Carlos Olalla, metafóricamente, terminó el recorrido que había iniciado antes junto al grupo, con la lectura de la segunda parte de “Alberto el vehemente”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *