La Unidad de Neonatología del Hospital Infanta Leonor recibe el Patuco de Honor

La Unidad de Neonatología de Hospital Universitario Infanta Leonor ha sido galardonada con el premio ‘Patuco de Honor’, una distinción otorgada por la Asociación de Padres de Niños Prematuros (APREM) en reconocimiento a la labor que desarrollan sus profesionales de Pediatría y Neonatología en la atención y cuidados a estos bebés y a sus familias.

La entrega del reconocimiento tuvo lugar en el Hospital Severo Ochoa, en un acto al que asistieron la Dra. Begoña Pérez-Moneo Agapito, jefa del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Infanta Leonor, y la Dra. Rocío Chacón Aguilar, pediatra del mismo centro hospitalario, junto con el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, el presidente de la Sociedad Española de Neonatología, Manuel Sánchez Luna, y la presidenta de APREM, Concepción Gómez Esteban, con motivo del Día Mundial de la Prematuridad.

La jefa del Servicio de Pediatría, Dra. Begoña Pérez-Moneo Agapito, ha destacado que los padres de los niños prematuros consideran que el cuidado conjunto entre los profesionales y los padres debería ser un objetivo en todos los hospitales que atienden niños de estas características.

La Asociación APREM se fundó en el año 1999 por un grupo de padres con hijos hospitalizados en Neonatología como grupo de autoapoyo y con el fin de “contribuir a que los niños prematuros se desarrollen, a lo largo de su infancia y adolescencia, de forma sana, equilibrada y alegre”.

Una unidad multidisciplinar al cuidado de los más pequeños

La Unidad de Neonatología del Hospital Universitario Infanta Leonor está compuesta por cuatro médicos neonatólogos e integrada en el Área Asistencial de Enfermería Pediátrica formada por un equipo compuesto por 36 enfermeras y 29 técnicos en cuidados auxiliares de enfermería del área asistencial de enfermería pediátrica.

Garantizan la asistencia de los niños menores de 28 días de vida que ingresan procedentes del paritorio, maternidad o la urgencia. En esta etapa de la niñez, las necesidades son diferentes del resto, por lo que la finalidad de los cuidados es, además de ofrecer una atención sanitaria de la máxima calidad, el fomento de la lactancia materna, la integración de los padres en los cuidados de sus hijos, y facilitar la continuidad asistencial con atención primaria, entre otros muchos objetivos.