La fuerza de la naturaleza como manifestación del arte en el cerro Almodóvar

Cerro-testigo-pajaros

El Centro Cultural Francisco Fatou acoge una muestra del artista vallecano Carlos Ruiz Balaguera cuyo trabajo combina la observación científica, una prolongada investigación sobre la Escuela de Vallecas y la experimentación. El resultado es una obra que recupera el clásico humanismo intelectual, filosófico y cultural, hundiendo sus raíces en una manifestación vanguardista del pasado siglo, genuinamente vallecana, madrileña y por extensión, universal.

La exposición ‘Cerro Testigo, pájaros’ está formada por 48 obras cuyo tema es la protección del hábitat natural en esta parte de la geografía castellana. Su nexo es el cerro Almodóvar, que acoge una importante riqueza ornitológica, botánica, geológica y paleontológica.

Cada obra representa un pájaro que anida en la Comunidad de Madrid. La imagen está enmarcada en una placa de vidrio y colocada en una caja, en cuyo fondo se ha incluido una fotografía del cerro tratada digitalmente, lo que da la sensación de ser una reproducción antigua. Además, incluye su nombre y una descripción de su hábitat.

Junto con estas imágenes se ha realizado una composición con unas maderas recuperadas de otra instalación al aire libre, que se realizó anteriormente en la cima del cerro, con motivo de un paseo-homenaje inspirado en los que organizaban desde la Escuela de Vallecas, a principios del siglo pasado.

Narrativa de la exposición

Para el autor de esta exposición hay varios hilos argumentales que le han inspirado en su montaje. El título de esta muestra responde al nombre ‘Cerro Testigo’ utilizado por los artistas Benjamín Palencia y Alberto Sánchez para designar al Cerro Almodóvar. Este enclave natural sirvió de inspiración para que ambos artistas fundaran la Escuela de Vallecas, un movimiento que se creo a imagen y semejanza de las principales corrientes vanguardistas del siglo XX, pero con una temática que buscaba el encuentro con la tierra, el ámbito rural y la propia Naturaleza.

Los pájaros, como protagonistas indiscutibles de cada uno de los cuadros, protagonizaron también el monumento que Alberto Sánchez quiso construir en el emblemático cerro, para que les sirviera también de refugio frente alimañas y aves rapaces. Aunque no se llegó a construir, la reproducción de una maqueta se conserva en el CA2M Centro de Arte Dos de Mayo, un centro de arte contemporáneo situado en Móstoles.

El formato que el autor vallecano ha elegido para mostrar cada una de las aves se basa en los materiales pedagógicos realizados en placas de vidrio con fotografías, elaborados por el emblemático centro educativo Instituto-Escuela, creado bajo los principios docentes de la Institución Libre de Enseñanza, en torno a 1918 y que fueron expuestos en el Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Continuidad de la exposición

Las personas que deseen conocer más sobre la intrahistoria de esta exposición, ver de forma digital parte del catálogo en el que se explican las obras expuestas o contemplar un coloquio grabado con motivo de este trabajo artístico, pueden acceder a la página escuela de Vallecas 3.0, creada por el propio autor.

La originalidad de la exposición y la aceptación que está teniendo entre el público han logrado que se prolongue hasta finales del mes de marzo, con un acceso controlado y manteniendo todas las medidas de seguridad y sanitarias para prevenir el COVID’19.

Centro Sociocultural Francisco Fatou
Sala de Exposiciones
C/ Manuel Vélez, 10 

  • Horario:
    De Lunes a viernes, de 9:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00 h.
    Sábados de 9:00 a 14:00 horas
  • Acceso gratuito

Cerro-testigo-pajaros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *