La Biblioteca Gerardo Diego acerca la ciencia a los jóvenes

La Biblioteca Gerardo Diego (calle Monte Aya, 12), abre las puertas a la ciencia a través del “Taller de minerales” y convierte sus salas en un espacio de aprendizaje, socialización y participación. El Taller comenzó en verano de 2017, pero se imparte desde entonces en diversos momentos a lo largo del año.

Se trata de una actividad que pretende acercar a los vecinos a la biblioteca con algo novedoso, donde se conjuga la formación de usuarios y los servicios que ofrece la biblioteca con el conocimiento científico. Todo ello se vertebra a través de un taller didáctico, interactivo, práctico y visual.

Los minerales y sus recursos, sin apenas darnos cuenta, forman parte de nuestra vida diaria. Desde la Prehistoria hasta nuestros días, el ser humano se ha beneficiado de los recursos minerales en su día a día, para la investigación, el progreso y el desarrollo tecnológico. Por ejemplo, para fabricar un teléfono móvil (algo tan cotidiano y que se ha convertido en algo casi indispensable), necesitamos unos 200 minerales, aproximadamente 75 elementos químicos, diferentes aleaciones y variedades de plástico.

Los objetivos de este taller son potenciar y divulgar los servicios bibliotecarios a través de la formación de usuarios y centro de interés, así como complementar los conocimientos (tanto científicos como sociales) de estudiantes de colegios e institutos.

Cuándo y cómo

Durante el curso escolar se ofrecen dos tandas de una semana de duración cada una a los colegios e institutos del barrio. Una de ellas coincide con la Semana de la Ciencia, que se celebra todos los años en noviembre, y la otra por el mes de marzo.

En el taller, los participantes observan, tocan y analizan directamente diversos minerales y rocas (¡incluso fósiles!) a través de una amplia y cuidada selección recogida expresamente para esta actividad. Así, se dan a conocer los recursos minerales, se identifican distintos minerales por sus propiedades físicas (color, raya, brillo, dureza, cristalización, densidad…), así como por otras más específicas, que despiertan gran sorpresa y el interés de los chavales (fluorescencia, exfoliación, birrefringencia o el efecto pantalla de la Ulexita).

Entre ellos, el oro ocupa un lugar importante. Además de informar sobre todas sus propiedades, se explican sus variadas formas de explotación. En concreto, se detalla el singular método empleado por los romanos conocido como “ruina montium” en las Médulas (León). A continuación, los participantes se sumergen en la “fiebre del oro”: se convierten en unos audaces aventureros que, mediante la técnica de bateo, llevarán a la práctica la búsqueda de oro con pirita en la propia biblioteca.

Con este taller se acerca a los usuarios a la utilización de toda una serie de herramientas bibliotecarias a los que se recurre durante el desarrollo del taller: búsqueda en el catálogo de libros, localización de revistas o DVD relacionados. Finalmente, un cuentacuentos (“Silvestre y la piedra mágica” o “El gigante de piedra”, entre otros), la elaboración de colgantes con minerales, la confección de pinturas prehistóricas (sobre cantos rodados o placas de pizarra), y juegos como “La búsqueda del tesoro” o “Trivial”, complementan la actividad.

A lo largo de estos cuatro años en los que ha tenido lugar, este “taller de minerales” ha ido creciendo y se ha convertido en un clásico en el barrio.