El Jardín Botánico Urbano de Santa Eugenia sigue ganando adeptos

“La ciudad residencial alfombra verde de Madrid”, así era llamado el barrio de Santa Eugenia cuando se construyó en los años 70. En la actualidad, debido a la diversidad de árboles, Santa Eugenia es un enclave idóneo para la creación de un botánico sin puertas ni candados. Por esta razón nace el “Jardín Botánico Urbano de Santa Eugenia”, un proyecto que pretende dar a conocer, en primer lugar, esta gran riqueza a toda la ciudadanía, una riqueza paisajista, ecológica y medio ambiental que todos debemos preservar y que cada día gana más adeptos.

El proyecto se crea por la necesidad de darle valor a la riqueza arbórea y arbustiva que posee Santa Eugenia, y que en la actualidad está amenazada por una progresiva degradación. El objetivo básico es revertir esta situación, y crear un punto de inflexión en el que se pase de un paulatino deterioro a una conciencia sobre su riqueza y mantenimiento, que a la postre favorezca su regeneración.

Cabe recordar que un Jardín Botánico es una colección de especies con un marcado objetivo didáctico y divulgativo. En la actualidad, Santa Eugenia tiene un mínimo de 113 especies de árboles y más de 100 especies de arbustos catalogados.

Los organizadores están convencidos de que los ciudadanos tienen el deber de cuidar su entorno y exigir a la administración que lo valore y proteja, más en un distrito expuesto a diferentes problemas medio ambientales, como es el caso de Villa de Vallecas.

El proyecto ha sido impulsado por las asociaciones Santa Eugenia Se Mueve, la AAVV La Colmena y la valiosa participación de vecinos del barrio. Tiene como finalidad concienciar al ciudadano sobre la importancia de proteger el entorno, divulgar el conocimiento sobre el arbolado de Santa Eugenia y educar a las futuras generaciones en valores ecológicos sostenibles, generando ciudadanos comprometidos con su hábitat.

¿En qué consiste el proyecto?

El proyecto tiene tres aristas conectadas que se complementan para llegar a más vecinos, de maneras distintas. En primer lugar, el diseño e impresión de un libro de texto con un catálogo pormenorizado de las especies de Santa Eugenia y con un apartado de juegos, dinámicas y material didáctico. En segundo lugar, la realización de tres rutas a pie, adaptadas para todo tipo de usuarios, con por tres cuadernos de trabajo de campo que sirvan para hacer actividades a los colegios y asociaciones juveniles de la zona, o para cualquier tipología de usuario. Y en tercer lugar, la creación del espacio online y la aplicación móvil que guíe la visita para todos los públicos.

Recientemente, Alberto Morant y Rafael Baudet, en representación del grupo promotor del proyecto “Jardín Botánico Urbano de Santa Eugenia”, sostuvieron una importante reunión con el Coordinador General de Medio ambiente, José Antonio Martínez Páramo, y el Director General de Gestión del agua y zonas verdes, Francisco Muñoz García, para explicar los avances del proyecto.

Es importante señalar que tuvo muy buena receptividad, sobre todo el libro de texto que cuente a las generaciones presentes y futuras el patrimonio botánico del que dispone el barrio, algo que está ya bastante avanzado. «Nos han llamado para reunirnos con S.G. de Participación Ciudadana, Silvia García Laguna, Ingeniera Técnica, responsable de supervisar la redacción del catálogo y con miembros de la empresa V.A Impresores SA que lo ha desarrollado el libro», ha explicado Morant.

«Vemos la reunión como una primera toma de contacto con la actual corporación, es la primera vez que nos reunimos con responsables de tan alto nivel dentro del ayuntamiento, lo que denota interés, y pudimos explicárselo de primera mano y sin intermediarios», ha dicho Morant al término del encuentro.

Dentro de lo que fue la reunión, expresó Morant, «se trataron otros temas igualmente importantes para los vecinos del barrio, como la falta de mantenimiento y paulatino deterioro de las zonas verdes, el fallecimiento de un vecino por la caída de la rama de un árbol, la tala de 176 árboles en 2018, y la falta de reposición, la sensibilidad del barrio cuando talan un árbol, y para que no sea tan traumático que hagan públicas las fichas técnicas de los árboles talados y que la tala siempre sea la última opción, así como convertir al Cerro Almodóvar en un espacio singular, aprovechando que tiene más de 400 especies de herbáceas, y una nula protección», aseguró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *