El huerto comunitario de Santa Eugenia forma parte de la Estrategia de Alimentación Saludable y Sostenible 2018-2020 del ayuntamiento de Madrid

Más de 60.000 metros cuadrados de huertos urbanos comunitarios; una Red de Huertos Escolares con 178 centros educativos adheridos; más 2.000 toneladas de alimentos donados por Mercamadrid al Banco de Alimentos para atender a 35.000 personas; introducción de alimentos ecológicos en los menús de las escuelas infantiles; un convenio de colaboración con la FAO de sensibilización sobre dietas saludables y sostenibles. Son solo un puñado de ejemplos que ilustran los avances de Madrid en las políticas alimentarias y que recoge la memoria anual de la Estrategia de Alimentación Saludable y Sostenible 2018-2020, publicada por el Área de Internacionalización y Cooperación, encargada también de su coordinación.

Esta estrategia la aprobó el Ayuntamiento en 2018, apenas tres años después de que Madrid se adhiriese al Pacto de Política Alimentaria Urbana de Milán (MUFPP), un acuerdo no vinculante sobre políticas alimentarias urbanas, que suma hoy a 199 urbes. Fueron dos pasos que contribuyeron a un punto de inflexión en esa política alimentaria de la capital.

La estrategia comprende 47 medidas, estructuradas en 16 líneas estratégicas y seis ejes de actuación: Gobernanza, Cultura alimentaria, Derecho a la alimentación, Impulso del sector agroalimentario sostenible, Compra pública, comercio y restauración, y Residuos y desperdicio alimentario. A seis meses de su finalización, el nivel de ejecución es alto: el 80% de sus medidas en marcha; algunas han tenido un cumplimiento parcial o han sido reformuladas y, además, se han incorporado tres nuevas, no incluidas inicialmente.

La memoria anual –que cubre el periodo de marzo de 2019 a febrero de 2020– revela los avances de Madrid y aspectos en los que centrar esfuerzos adicionales, como la colaboración entre administraciones para poder abordar medidas de mayor complejidad. Una constatación que está llevando al Ayuntamiento, de cara al momento de la renovación de la Estrategia, a apostar por impulsar el trabajo coordinado con otras administraciones a escala supramunicipal. Por último, pone de manifiesto la importancia de las actuaciones para reforzar la resiliencia de la ciudad ante crisis alimentarias.

Te resumimos aquí algunas de las actuaciones y puedes consultar el documento íntegro aquí.

Gobernanza

Se ha trabajado además en el desarrollo de  nuevas medidas no incluidas en el texto original como la firma, el pasado diciembre, de un convenio de colaboración con la FAO para desarrollar el proyecto Alimentación urbana, alimentación sostenible: programa de sensibilización ciudadana sobre dietas saludables y sostenibles, que incluye también la conmemoración del Día Mundial de la Alimentación. Y otra acción iniciada, Barrios Productores, destinada a multiplicar los proyectos de agricultura urbana en los distritos, acondicionando terrenos para su cesión a iniciativas innovadoras.

Cultura Alimentaria

Se ha ampliado la Red de Huertos Escolares (presente en 178 centros) y la de Huertos Urbanos Comunitarios (55 huertos en 20 distritos y 120 talleres de formación así como una superficie aproximada de cerca de 60.000 metros cuadrados) y se ha avanzado en la redacción del Plan Director de la Quinta de Torre Arias.

Entre las diversas iniciativas también destaca el Programa ALAS (Alimentación, Actividad Física y Salud), que desarrolla desde 2011 Madrid Salud en 18 centros municipales  -16 de salud comunitaria (CMSc) más la Unidad de Diabetes y el Centro de Promoción de Hábitos Saludables- para fomentar la alimentación saludable. En 2019 se ha trabajado con 12.400 personas en 250 actividades comunitarias, 160 talleres, más las acciones en centros educativos.

Derecho a la Alimentación

La colaboración entre Mercamadrid  y el Banco de Alimentos se ha concretado en 2.000 toneladas de alimentos donados a 139 entidades sociales que han atendido a 35.000 personas en 2019 y la inauguración de nuevas instalaciones, con lo que son ya 480 metros cuadrados los cedidos al Banco de Alimentos para mejorar sus procesos de almacenamiento y distribución.

El programa de Huertos Sociales tiene ya 30 huertos (en centros culturales, de salud, de atención a adicciones, etc), que permiten a personas vulnerables participar en estos espacios para promover hábitos de vida saludables y favorecen la convivencia, la integración y el derecho a la salud.

Algunas cifras ilustrativas más. El Servicio de Comida a Domicilio para Mayores proporcionó en 2019 más de 515.000 menús a más de 3.600 usuarios; se produjo un incremento de la aportación (de 5,9 millones de euros en 2018 a 6,3 en 2019) al Convenio de Comedores Colectivos Escolares junto con la Comunidad de Madrid; se ha abordado la obesidad infantil con dos proyectos piloto en Carabanchel y Puente de Vallecas, además de desarrollar el plan para prevenir la obesidad de niños y jóvenes del distrito de Vicálvaro desde junio de 2019.

Impulso del sector agroalimentario sostenible

Mercamadrid, la Agencia para el Empleo, el Centro Cultural Eduardo Úrculo y el Espacio Abierto Quinta de los Molinos han realizado acciones formativas. Además de los servicios de asesoramiento al emprendimiento y las infraestructuras compartidas en el proyecto MARES y el Gastrolab de Villaverde.

Se ha redactado el proyecto de ejecución de la Escuela Municipal de Agroecología Urbana, que, ubicada en el barrio de San Fermín (Villaverde), será un centro de referencia en formación y capacitación en horticultura ecológica y agroecología y complementará la actividad del Centro de Educación Ambiental del Huerto del Retiro, los programas de huertos urbanos comunitarios, escolares y, en general, los proyectos de agroecología urbana que se generen.

Compra pública, comercio y restauración

Este eje aprovecha el potencial de la compra pública para materializar el derecho a la alimentación y la promoción de sistemas alimentarios sostenibles. Se han comenzado a introducir al menos tres grupos de alimentos ecológicos en las todas las escuelas infantiles.

Madrid, ‘Ciudad por el Comercio Justo’ desde 2011, incorpora cláusulas éticas de comercio justo en las licitaciones de servicios de hostelería, restauración y comidas (cafeterías, comedores, máquinas de vending …) en productos como café, té, azúcar, caramelos, galletas y chocolate. Un total de 46 entidades (45 de ellas municipales y una del sector público) han formalizado contratos con estas cláusulas éticas.  Y en su apoyo a la venta directa y los circuitos cortos, hay que destacar las diez ediciones del Mercado de Productores, celebradas en 2019.

Residuos y desperdicio alimentario

El pasado mes de diciembre se implantó el Plan de Recogida Selectiva de Materia Orgánica en prácticamente toda la ciudad tras su ampliación a otros ocho distritos, quedando solo pendiente el de Centro, que se unirá el próximo mes. La memoria actualiza también la información de las instalaciones de compostaje comunitario, del Pacto por la Sostenibilidad de Mercamadrid y del proyecto Madrid Agrocomposta que, al finalizar en septiembre de 2019, arrojó más de 19 toneladas de residuo orgánico recogidas al mes, provenientes de 22 colaboradores, entre ellos, ocho centros escolares, tres mercados, varios comedores de empresas, un huerto urbano y un área de compostaje comunitario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *