Continúan las irregularidades en la incineradora de Valdemingómez

La planta incineradora de Las Lomas, ubicada en el Parque Tecnológico de Valdemingómez, lleva funcionando sin contrato desde el 5 de junio de 2020, fecha en la que venció el anterior y no existe posibilidad de prorrogarlo.

Lleva entonces 17 meses en situación irregular lo que ha impulsado al Grupo Municipal Socialista a presentar en septiembre sendas preguntas en la Comisión de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid y en el pleno de Villa de Vallecas.

“Es inadmisible que se normalice una situación impropia de un ayuntamiento como el de Madrid. ¿Cómo puede aceptarse que en la capital de España se estén quemando residuos por una empresa sin contrato vigente con el Ayuntamiento?”, se pregunta el portavoz socialista en esta materia, Ignacio Benito.

El edil advierte, además, que tendremos que pagar ‘bajo cuerda’ más de 20 millones de euros a Urbaser por la gestión de la planta todo este tiempo.

Benito recuerda que la Fiscalía Provincial de Madrid ha sido la última en abrir diligencias ante el posible incumplimiento en medidas de seguridad y control en la incineradora, así como sobre la posible afección a la salud de trabajadores y vecinos cercanos, como en el caso de los residentes del Ensanche de Vallecas.

El edil socialista critica que el gobierno de Almeida haya desaprovechado todos estos meses sin tomar una sola medida para reducir las emisiones y mejorar los distintos sistemas de seguridad de este complejo.

“Si pretenden alargar la vida de la incineradora, algo que rechazamos de plano, lo mínimo sería invertir económicamente para reducir todo lo posible el impacto negativo para trabajadores y vecinos. Pero vuelven a anteponer el dinero a la salud y el medio ambiente”, lamenta Benito.

Al límite de su capacidad

También aseguran que el vertedero de seguridad de esta planta, que actualmente contiene 600.000 toneladas de cenizas tóxicas está al límite de su capacidad, y el ritmo actual de incineración genera 30.000 toneladas anuales. Por lo tanto, advierten de un nuevo riesgo medioambiental que parece no preocupar a los responsables municipales.

Desde el PSOE lamentan que el gobierno municipal de Partido Popular y Ciudadanos siga posponiendo el final de la incineración, y recuerdan que Begoña Villacís se presentó a las elecciones precisamente con ésta como una de sus principales promesas.

Los socialistas exigen un plan de cierre de la planta de Las Lomas que permita que a partir del 1 de enero de 2023 no se quemen residuos en la ciudad de Madrid, evitando así las emisiones de furanos y dioxinas que produce la combustión de los desechos que generamos. Por ello apuestan por la sensibilización y concienciación de la ciudadanía, la separación en origen y la recuperación y el reciclado de materiales como elementos fundamentales de una economía circular que está muy lejos de alcanzarse en nuestra capital.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *