Arturo Vallejo: «La revista Santa Eugenia sigue estando aquí»

Arturo Vallejo es el editor fundador de Grupo 28 Editores, especializado en prensa local, grupo editorial de la publicación gratuita más antigua de España: la revista Santa Eugenia. Con la frase «Estamos aquí» en su portada, se presentó a los vecinos del barrio el 1 de noviembre de 1985. «Y seguimos estando aquí» afirma con orgullo. A sus 72 años, casado con Ángela Pérez, responsable comercial del Grupo, y con cuatro hijos ligados a la empresa familiar, ya ejercía el periodismo cuando se vino a vivir al barrio, el 30 de enero de 1976.

  • ¿Por qué Santa Eugenia y no otra zona de Madrid?
  • De todos los barrios que vimos fue el que más nos gustó. Mis tres primeros hijos vinieron muy pequeños y aquí nació mi cuarta hija. Yo venía de un barrio muy ruidoso, sin árboles ni jardines, y aquí encontré lo que buscaba: verde y tranquilidad.
  • ¿Cuál es el primer recuerdo que tiene de Santa Eugenia?
  • Mis vecinos. Resulta que, como yo, otros de aquel barrio también se habían venido a Santa Eugenia, así que me encontré aquí con gente de mi infancia, incluyendo el testigo de mi boda y un compañero de bachillerato. Me alegré mucho al verlos. A algunos aun los veo.
  • ¿Cómo eran sus parques, jardines y espacios públicos cuando usted llegó?
  • Estaban recién plantados, los árboles eran muy jóvenes, salvo algunos que estaban antes de que se construyera el barrio, porque esto era un olivar. Cuando yo llegué no estaban terminados todos los bloques y había muchos parques para llevar a los niños. El colegio funcionó desde el principio y las piscinas y el campo de fútbol no tardaron en hacerlo.
  • Hoy, de esos parques, jardines y espacios públicos ¿cuál sigue siendo su preferido?
  • En general me gusta todo el barrio, paseo mucho por Santa Eugenia, pero hay dos zonas que me gustan especialmente: la conocida como la rosaleda, aunque ya no tiene rosas, enfrente del colegio Zazuar; y la zona entre Virgen de las Viñas 8, 10 y 12, que es muy bonita, tiene muchos árboles.
  • ¿Qué recuerdos tiene del barrio en su conjunto?  
  • Recuerdo siempre con mucho dolor que fuimos protagonistas forzados del 11-M, un día que llenó de luto a Santa Eugenia con siete vecinos fallecidos y decenas de heridos. Recuerdo la llegada de los contenedores de vidrio, porque éste fue, junto con La Guindalera, el barrio piloto. Vino Esperanza Aguirre, entonces concejala de Medio Ambiente, a inaugurarlos, y en la campaña incluyó a la revista de Santa Eugenia. Debió ser un éxito, porque años después siguen instalados en todo Madrid. Al Cerro Almodóvar lo recuerdo porque subía a él de pequeño, desde mi barrio en Menéndez Pelayo veníamos en trolebús al pueblo de Vallecas, que luego fue pedanía de Madrid. Con 12 o 13 años, subíamos al Cerro Chico, hoy Santa Eugenia, y al Cerro Gordo, que es hoy el Cerro Almodóvar. A la piscina fui bastante cuando mis hijos eran pequeños. Recuerdo con cariño la construcción del Instituto de Santa Eugenia, primer instituto de España en el que el Ayuntamiento cedía los terrenos al Ministerio de Educación, y primero que no lleva el nombre de nadie. Los vecinos quisimos que sólo llevase el nombre del barrio.
  • ¿Qué tiene Santa Eugenia que no tienen otros barrios de Madrid?
  • Fue un barrio piloto y no dudo que los haya ya mejores, que los habrá, pero con Santa Eugenia guardo una especie de relación de amor que me haría muy difícil mudarme a otro sitio aunque tuviera mejores transportes y servicios. Me ha dado muchas satisfacciones y no la cambio por otro barrio, me costaría mucho.
  • ¿Qué le ha faltado siempre a Santa Eugenia?
  • Algo más de transporte público. Nuestra decepción fue que no llegase el Metro. Afortunadamente nos abrieron el apeadero de Cercanías, pero actualmente sólo contamos con éste y los tres autobuses de siempre.
  • ¿Qué ha aportado su trabajo al desarrollo de Santa Eugenia?
  • Creo que la revista de Santa Eugenia nace para dar una información periodística a un barrio que no tenía ninguna, que en cierto modo todavía estaba en construcción y que tenía carencias de todo tipo. Tenías que irte a cortar el pelo fuera, no había cafeterías, ni bares, exceptuando la cantina del mercado, sólo existían las tiendas del mercado, y unas cuantas, no todas. Carecía de un montón de servicios, los adolescentes tenían que salir para ir al Instituto, a Vallecas o La Estrella. El 63 sólo iba a Conde de Casal, no existía el 58. Los comienzos de la revista fueron muy curiosos. Fuimos la primera revista gratuita de España, eso de venderle publicidad a los comerciantes no era habitual, así que se les hacía raro, no lo entendían. Un día, una señora quiso llamar a la policía, no se lo creía, se quedaban tranquilos cuando les decías que no iban a pagar nada hasta que no la vieran. Salimos con una portada muy significativa: «Estamos aquí», porque Santa Eugenia perteneció a Moratalaz, a Villaverde, y hasta que no se creó Villa de Vallecas como distrito no perteneció a éste. Estábamos muy alejados de los centros municipales, era preciso informar a la gente de lo que estaba ocurriendo, de cómo estaba la situación de las cosas que faltaban, de las que se iban logrando. Mucha gente pensaba que Santa Eugenia sería un erial y afortunadamente los vecinos siempre nos dimos la mano y juntos mejoramos al barrio. La revista ha formado parte de este crecimiento, no en vano, un estudio de la Agencia de medios nos da un 99% de aceptación.
  • ¿Agradece a alguien este logro?
  • A nuestros lectores, a mucha gente por sus críticas positivas y negativas, a todos los que de alguna manera se han dirigido a nosotros haciendo que mejorara la revista y el barrio; a los comerciantes; a la Junta Municipal por darnos en 2001 el Premio Cultura Villa de Vallecas; a todos quienes han trabajado conmigo y sobre todo a Ángela, mi mujer, que trabaja en la publicidad sin descanso, y a mis hijos que han ido creciendo y dándolo todo por esta empresa hasta hacerse con ella.
  • Hábleme de sus amigos del barrio…
  • Ángel Garrido, vivió en la calle Puentelarrá, le conozco de crio, de cuando fue vocal vecino con Elena Utrilla. Luego hemos seguido siendo amigos cuando la distancia nos lo permite. Recuerdo a mi amigo Sixto Eleta, largas conversaciones con él muy interesantes. No puedo citarlos a todos, seguro que me dejaría alguno en el tintero, pero son muchos los que me han ayudado con consejos, informaciones y apoyos para que la revista siguiera adelante.
  • ¿A quién le daría el título de «personaje de Santa Eugenia»?
  • A Ángel Garrido y a Sixto Eleta.
  • ¿Qué comercio del barrio recuerda con más cariño?
  • A todos los recuerdo con mucho cariño, porque todos, en mucho o poco, con sus reclamos publicitarios han ayudado a que la revista cumpla hoy 35 años. Recuerdo con especial afecto a Pedro, de Calzados Luisi, ya fallecido, era nuestro zapatero de referencia.

Una palabra, un abrazo

  • Santa Eugenia: cariño
  • Verde: Santa Eugenia
  • Atardecer: Trinar de pájaros
  • Un colegio: Ciudad de Valencia
  • Un parque: La rosaleda
  • Una persona: Ángela
  • La familia: Amor
  • Los amigos: Muchos
  • Un autobús: Los cojo poco
  • La Renfe: muy útil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *