Árboles de nuestro barrio: El Olivo

Foto: José María Carrión Martin

Nombre científico: Olea europea

Hoja: verdes por el haz y blanquecinas por el envés. Persistentes y elípticas.

Flor: Menuda

Fruto: Aceituna, pequeña drupa ovoide, de sabor muy amargo, color verde amarillento, pulpa oleosa cuando ha llegado a completa madurez y con un hueso que encierra la semilla.

Árbol oláceo, originario de Oriente, con tronco torcido, copa ancha y ramosa. El Olivo se ramifica a escasa altura y sus ramas tienden a dispersarse. Requiere mucho sol y rehuye la humedad. El suelo debe ser profundo pero seco. Son árboles de crecimiento lento, pero tienen un gran cualidad: cavando cuidadosamente y empaquetando sin dañar sus raíces, se puede trasplantar sea cual sea su edad. La madera del olivo es muy dura pero fácil de pulir e ideal para tallar utensilios. Este árbol aúna la elegancia con la robustez. Su vida es tan dilatada como la del tejo, y aunque es un árbol nudoso y retorcido, posee la delicadeza de sus pequeñas hojas de plateados reflejos. Las aceitunas destinadas para la obtención de aceite se recolectan maduras y las destinadas al consumo, a medio madurar. Las primeras son machacadas primeramente con una muela de piedra y luego prensadas, como los racimos de uva. La ,ejor imitación del olivo que puede verse es el ligustro o alheña, un árbol de hoja perenne muy popular en los tiempos victorianos. Su porte es muy similar al del olivo, únicamente su color es un verde más oscuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *